ZINACANTAN

Pueblo tzotzil “Lugar de Murciélagos” donde los espacios sagrados están marcados por los cerros que rodean el pequeño valle y el conjunto formado por la iglesia San Lorenzo, de origen colonial pero remodelado a principios del siglo XX y las capillas de Esquipulas y San Sebastián.

La principal actividad de este pintoresco pueblo perteneciente a la etnia tsotsil es la floricultura y las artes textiles que se destacan por los brillantes tejidos hechos en telares de cintura y las aplicaciones de plumas y piel en las prendas. En Zinacantán el visitante puede caminar entre las calles y ser invitado por una familia indígena a tomar algún alimento en la cocina de sus humildes casas. Ofrecen chorizo, queso, frijoles, tortillas recién hechas por sus mujeres, café y la embriagante bebida llamada posh. Mientras se come, se puede apreciar la forma en que sus mujeres tejen en los tradicionales telares de cintura y comprar manteles, manteletas, gorros y suéteres de lana.